LA OPORTUNIDAD DE ZAQUEO

Lucas 19:9

Relato breve del incidente: El paso de Jesús; la noticia de su llegada; el interés de Zaqueo, y su probable origen; la posición social de éste; obstáculos vencidos; ve a Jesús; éste lo ve; lo llama; quiere ir a su casa; es recibido con gozo; murmuraciones contra Jesús; declaración de Zaqueo, y respuesta de Jesús. Zaqueo, un hombre que tiene grandes oportunidades, y las aprovecha.

1. Tu oportunidad de ver a Jesús
Todos deseaban verlo. Aun los extranjeros (Juan 12:20, 21). Los profetas habían deseado verlo (Juan 8:56). Nadie mayor que Jesús ha existido. Nosotros tenemos la oportunidad de conocerlo en la descripción que de él nos hacen los Evangelios. Es mayor que la que en aquel día tuvo Zaqueo.

II. La de recibirle en su casa
Un honor que no se había imaginado. Ningún huésped más honorable y digno. Zaqueo indigno de tal honor; pero lleno de gozo. También quiere entrar a nuestra casa y a nuestro corazón. Apo. 3:20. Relacionarse con nuestra vida; presidir en nuestro hogar, negocios, etc. ¡Cuánto cuidado tenemos de no decir o hacer nada que ofenda a nuestros huéspedes distinguidos!

III. La de recibir su enseñanza
Jesús no fue sólo a comer. Reveló a Zaqueo un nuevo mundo; despertó en él nuevos anhelos. Y hoy podemos gozar de igual privilegio. Quien tiene un
Nuevo Testamento, y lo lee pidiendo la iluminación del Espíritu Santo, está recibiendo la enseñanza de Cristo.

IV. La de cambiar la vida
Lo necesitaba aquel hombre. Pero, ¡cuán difícil parecía que se desatara de la vida pasada! Cristo le dio la oportunidad, e inspiró la resolución. Zaqueo no podía seguir siendo el mismo después de aquella visita. Tal oportunidad y la gracia para aprovecharla ofrece a cada pecador a quien llama.

V. Lo de confesarle públicamente
Cristo provocó tal confesión; la ha demandado de todos los que han creído en él; la demanda ahora.

VI. La de ser salvo
“Hoy ha venido salvación”. Es la oportunidad que quiere dar a todos los hombres. La que tiene cada uno que ha oído el evangelio. Fueron oportunidades concedidas por la BONDAD DEL SEÑOR. No merecidas por Zaqueo. Nadie las merece. Fueron oportunidades UNICAS en la vida de Zaqueo. Cristo no volvió a pasar por Jericó. Esta puede ser la última oportunidad ¿Qué harás con ella? Zaqueo las APROVECHO. Pudo haberlas menospreciado. Aplazar su resolución. Esto hubiera sido fatal para aquel hombre.

La entrada de Jesús a su casa marcó el principio de una nueva época. Con Cristo entró la luz, la paz, la felicidad, la alegría, ¡la VIDA! ¡Recíbele y tendrás iguales bendiciones!

Comments

  1. maria vazquez says

    Es una oportunidad tremenda, el mirar esta ensenanza con el plan de salvacio. Zaqueo nos representa claramente, pero cuando llega esta gran oportunidad debemos tomarla, no sea que jamas pase por el mismo lugar y no la perdamos…
    Gracias y bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *